SMART LIGHTING - SUS BENEFICIOS Y CÓMO SU USO PUEDE AYUDAR A LOS ESPECIFICADORES A CUMPLIR LOS OBJETIVOS DE EMISIONES DE CARBONO

La iluminación inteligente, o Smart lighting, está revolucionando la instalación comercial y residencial de luminarias con sus potentes atractivos: su control, su customización y su ahorro a largo plazo. Pero se ha puesto el foco de atención en otra habilidad: ¿puede reducir las emisiones de carbono?

Sabemos que aproximadamente el 19% de la energía global total se utiliza en iluminación, una figura que está creciendo considerablemente en el sector. A medida que Reino Unido continúa avanzando hacia un estado de cero emisiones de carbono, va siendo cada vez más importante que las personas examinen sus sistemas de iluminación existentes para identificar áreas de mejora.

Funcionando vía Wifi y Bluetooth, las soluciones de iluminación inteligente conectada ofrecen enormes beneficios. Para facilitar su uso, los productos conectados se pueden programar para responder a la voz o al movimiento, se pueden programar por tiempo u operar de forma remota. Esta tecnología permite una variedad de diferentes ambientes lumínicos para adaptar a nuestras casas u oficinas definiendo una luminaria especifica, pero combinando los ajustes de brillo, intensidad y color para adecuarse al estado de ánimo o la hora del día.

Los sistemas de Smart lighting también pueden tener beneficios reales en la salud y el bienestar. Que la iluminación adecuada vaya variando, por ejemplo, de un tono azul por la mañana a un suave naranja por la tarde, puede ayudar a regular el ritmo natural circadiano de una persona; de esta manera se mejora la productividad y concentración por el día y se ocasionan menos alteraciones del sueño por la noche.

La iluminación inteligente es ideal para casi todos los entornos interiores y exteriores; desde viviendas y jardines, hasta aparcamientos, espacios industriales, edificios comerciales, hospitales y colegios. Es una solución rentable de energía eficiente que utiliza la automatización para garantizar que la iluminación solo se utilice dónde y cuándo se necesite, de modo que es la solución perfecta para espacios de trabajo que se utilizan esporádicamente, donde la luz requiere cambiar regularmente y acorde al movimiento de sus usuarios.

En entornos comerciales e industriales, aunque ha existido durante varios años, la iluminación inteligente probablemente nunca haya tenido tanto valor como en la actualidad. Ofrece una solución que permite a los administradores de edificios optimizar realmente el uso de la iluminación, ofreciendo control completo acerca de cuándo se encienden o apagan determinadas escenas o temperaturas; todo con tocar un botón.

Las luminarias se pueden conectar para crear diferentes escenas, grupos u horarios. Como hemos mencionado, funcionando vía Wifi y Bluetooth pueden programarse para que respondan a la voz o al movimiento, o programarse de forma remota. Además, pueden incluso integrarse con sistemas como Alexa. Pueden eliminar hasta la dependencia de la intervención humana, reduciendo el riesgo de que los usuarios se dejen accidentalmente las luces encendidas y desperdicien energía. Hay muchos productos disponibles que pueden hacer esto, desde downlights de interior hasta proyectores de jardín bidireccionales de montaje en pincho o pared.

Además de los sistemas completamente conectados, existe un largo número de productos de Smart lighting disponibles que regulan de forma natural el uso de energía controlando la calidad y cantidad de luz.

Los sistemas de captación de luz natural, por ejemplo, permiten a los edificios maximizar su disponibilidad de luz solar, reduciendo así la iluminación eléctrica durante los períodos de alto nivel de luz diurna. Por ejemplo, en un espacio con niveles significativos de luz natural, la necesidad de iluminación artificial será menor en comparación con áreas más recónditas donde la iluminación natural es reducida o inexistente.

Los amplios beneficios del Smart lighting en el ahorro de energía están claros, pero ¿qué pasa con la reducción de emisiones de carbono? Los sistemas de Smart lighting utilizan iluminación LED en lugar de incandescente y, según el Grupo Clima, un cambio global a la tecnología de diodo (LED) de bajo consumo energético podría ahorrar más de 1.400 millones de toneladas de CO2 y evitar la construcción de 1.250 centrales eléctricas.

Ahorrando de hasta un 50/70%, la iluminación LED ha sido reconocida como una de las tecnologías más prácticas y listas para implantar. Los LED son soluciones de estado sólido que han demostrado un ahorro de energía sin precedentes como reemplazo tecnológico directo. Pero, combinado con automatización inteligente, los beneficios del LED van mucho más allá; son una oportunidad para que todo usuario ajuste su entorno de iluminación local y personal para adaptarse a sus preferencias y horarios de trabajo.

Las autoridades locales han reaccionado ante los beneficios de la iluminación inteligente LED, renovando el alumbrado público en Reino Unido. En una reciente implementación, más de 7000 luces exteriores han transformado Wolverhampton bajo el plan de hacer que la iluminación de la ciudad sea más inteligente, más ecológica y más rentable. Hasta la fecha, el ayuntamiento ha convertido 7.164 lámparas de sodio más antiguas, utilizadas tanto en calles residenciales como en el centro de la ciudad, por nuevos LED de baja energía controlados de forma remota. Y los resultados han sido impresionantes: desde que comenzó el plan de iluminación inteligente en abril del año pasado, ha generado un ahorro de 105.583£, así como 350.000 kW/h de energía y 88 toneladas de carbono en comparación con el período anterior.

Entre tanto, en el espacio residencial, a medio camino entre la conveniencia de controlar la iluminación con la voz o con una aplicación, se ha hecho menos énfasis en el ahorro real del carbón que se puede lograr con Smart lighting, ya sea instalado en una sola habitación, una vivienda o una oficina completa. El reto de cualquier iniciativa ecológica es el continuo cambio del comportamiento del consumidor; por eso el Smart lighting LED es la mejor opción. Implementando esta tecnología, los residuos que conlleva el comportamiento natural del ser humano, se eliminan sin esfuerzo, reemplazando las luminarias por luminarias potenciadas con el nivel requerido de energía y utilizándolas solo cuando se necesita.

En el entorno doméstico, es posible que un hogar que cambie a bombillas LED e iluminación inteligente no contribuya enormemente a reducir las emisiones de carbono, pero si millones eligen hacer el cambio, lograremos un progreso significativo.

  Regresar a Noticias y eventos