Sensor Por Microondas (MWS) En Comparación Con El Sensor PIR (infrarrojo Pasivo)

Tanto en un jardín por la noche, como al entrar en una sala de reuniones con la luz apagada o cuando es la primera persona en llegar a la oficina por la mañana, todos hemos experimentado alguna vez los detectores de movimiento por sensor que activan la iluminación de un cuarto.

 

Hay una gran variedad de sensores de movimiento en el mercado, con muchas aplicaciones. Los dos sensores de movimiento más populares son los sensores PIR y los sensores por microondas. Pero, ¿qué es lo que hacen realmente? ¿Qué significan estos nombres? ¿Cuál es el mejor?

 

Nuestra última entrada del blog da respuesta a estas preguntas.

 

¿Cómo funcionan los sensores por microondas y PIR? ¿Cuál es la diferencia entre ambos?

 

Los detectores de movimiento por microondas emiten señales de microondas y miden el tiempo de eco. El tiempo de eco es el tiempo que tarda la señal emitida en volver al sensor. Este tiempo de eco se usa para calcular las distancias desde todos los objetos fijos que se encuentran en un cuarto. Cuando alguien entra a un cuarto, la zona de detección causa una alteración en el haz de microondas, que modifica el tiempo de eco y hace que se enciendan las luces.

 

En cambio, los sensores PIR funcionan a través de la detección del calor. Estos sensores miden la temperatura ambiente de un cuarto usando los haces de detección. Cuando uno de los haces detecta una diferencia en la temperatura, el sensor se activa y se encienden las luces del cuarto. Cuando los haces detectan que el cuarto ha regresado a su temperatura original, las luces se apagan.

 

Entonces, ¿cuáles son las ventajas de los sensores PIR?

 

Los sensores PIR tienen un buen nivel de sensibilidad y solamente detectan movimientos dentro del área en la que se han instalado. Van bien para instalación en áreas abiertas, ya que, al contrario de los sensores por microondas, los PIR no funcionan a través de superficies, como paredes finas o tabiques, por lo que hay menos probabilidades de que se activen por error. Los sensores PIR solamente se activan si hay algún cambio térmico, por eso no se activan si no es necesario.

 

¿Cuáles son las desventajas?

 

La mayoría de los sensores PIR son sensibles a las temperaturas altas o bajas, esto quiere decir que su rendimiento puede verse alterado. Además, como los sensores PIR no son sensibles al movimiento, no ofrecen la misma densidad de cobertura que los sensores por microondas. Un sensor PIR podría tardar algo más en detectar y activar un foco proyector cuando su perro salga al jardín o si un coche aparca delante de su casa. Esto se debe a la forma de activación de los sensores PIR.

 

Es posible que estos sensores no tengan la estética que algunos consumidores buscan. No se pueden ocultar dentro de las luminarias y deben instalarse fuera de ellas o sobre una superficie externa. Esto quiere decir que el sensor suele colocarse frente a la luminaria, lo que puede afectar a la estética del cuarto.

 

¿Cuáles son las ventajas del sensor por microondas?

 

Los sensores por microondas pueden ser muy potentes. Las ondas son tan fuertes que pueden detectar el movimiento a través de varios tipos de materiales. Esto permite a los sensores activarse y encender la luminaria muy rápidamente, Además, los sensores por microondas tienen un rendimiento más estable y funcionan a temperaturas tanto bajas como altas.

 

Los consumidores interesados en la estética del producto prefieren los sensores por microondas. Como las microondas pueden detectarse a través de los materiales, los propios sensores suelen ocultarse dentro de las luminarias, aportándoles un aspecto ligeramente más elegante.

 

¿Cuáles son las desventajas?

 

Los sensores por microondas tienen un alto nivel de sensibilidad y si se instalan o configuran incorrectamente podrían activarse por error. En muy raras ocasiones, se han dado casos de sensores por microondas activados por el movimiento del viento en los árboles o incluso por una fuerte lluvia. Si bien estos inconvenientes pueden ocurrir cuando se usan sensores por microondas baratos, la mayoría de los que se fabrican en la actualidad disponen de configuraciones ajustables que permiten al usuario final/instalador modificar la zona de detección y su sensibilidad, lo que ayuda a reducir la frecuencia de las activaciones de la luz por error.

 

Entonces, ¿qué tipo de sensor debería comprar?

 

La respuesta a esta pregunta depende de la aplicación y el nivel de sensibilidad requerido. Si desea instalar sensores de iluminación en aplicaciones residenciales, el sensor PIR es el más adecuado para sus necesidades. En cambio, si desea una iluminación con una sensibilidad más elevada, el sensor por microondas es la solución ideal.

  Regresar a Noticias y eventos